Una mosca se relame

Estamos con abuela Lela
tomando los mates más dulces del planeta.
La montañita de azucar se desintegra
entre la yerba, mientras una mosca
nos mira y se relame.
Estamos en Gualeguay,
en la casa estilo chorizo, habitaciones
al costado del pasillo, la cocina, patio con pasto,
sillas de metal naranja.
Toda su vida abuela Lela tuvo que pagar
alquiler. Eso le traía penas.
Una vez, de pibe, me entrevistaron para
un canal local y yo debía decir
que mis vacaciones eran felices.
En realidad no mentí. Estar acostado
en la cama junto a Lelita,
tapados,
en invierno,
charlando,
era tan parecido a la felicidad,
que daba miedo.

5 comentarios:

Fauno dijo...

gracia por todo manu, te agregué a la lista de enlaces

Adrian Orellano dijo...

loco, este poema me hace llorar. es tremendo. realmente me deja sin palabras. Ademas te entiendo a la perfección porque con mi abuela era así también. Muy parecido a la felicidad.

chivilboy dijo...

las abuelas son lo mas.
un abrazo Manu manolo.

Anónimo dijo...

I am able to make link exchange with HIGH pr pages on related keywords like [url=http://www.usainstantpayday.com]bad credit loans[/url] and other financial keywords.
My web page is www.usainstantpayday.com

If your page is important contact me.
please only good pages, wih PR>2 and related to financial keywords
Thanks
Itandinkica

Dario dijo...

La felicidad se encuentra en las pequeñas cosas, verdad? Seguro el humor y el amor de esas charlas te hacian tocar el cielo... Sos una Gran persona.

Segui creando.
Saludos cordobeses para vos